¿Qué es la historia? – Significado, definición y concepto

El concepto historia tiene muchas acepciones, pero fundamentalmente hace referencia a la ciencia social que analiza los sucesos del pasado. Para ser precisos, ésta comienza con la aparición de los primeros textos escritos, y todo lo anterior queda comprendido en un periodo llamado prehistoria. En este artículo lo conocerás todo sobre qué es la historia y cuál es su significado.

¿Qué es y qué significa historia?

historia

El profesional que se dedica a esto se llama historiador, y tiene dos modos principales de analizar los sucesos trascendentes que le han ocurrido al ser humano.

  • Sincrónico. Analiza hechos que han sucedido en la misma época y suponen una etapa importante para la humanidad.
  • Diacrónico. Se asocia al estudio de épocas distintas, tanto futuras (consecuencias de actos humanos que afectan a la especie) como pasadas (causas que determinan la evolución de las personas).

Además, existen otros conceptos muy relacionados con la historia, pero no significan lo mismo. Si te interesa la materia, conviene que los entiendas y no los confundas. Por ejemplo, la historiología abarca la explicación sobre cómo se produjeron eventos históricos. Por su parte, la historiografía comprende aquellas técnicas y procesos que sirven para describir sucesos que tuvieron lugar. Finalmente, la historia hace referencia a los sucesos del pasado en sí que se produjeron. En resumen, el primer término se refiere a la epistemología, el segundo a las técnicas de análisis y el tercero a los propios hechos.

Para que quede más claro, veamos algunas situaciones en las que se emplea la palabra.

  • La calidad futbolística de Maradona pasó a la historia.
  • La historia asegura que los primeros seres vivos vivieron en el mar.
  • Desde que me traicionaste, nuestra amistad es historia.

La historia consta de múltiples campos de estudio, pero a grandes rasgos se puede enfocar de dos maneras. La clásica, que tiene como punto de referencia la aparición de la escritura, y la multiculturalista, que solamente comprende aquellos hechos socialmente representativos que se pueden reconstruir de forma objetiva y fiable para explicarlos con claridad.

> Conoce aquí la definición de cultura <

En adición, la historia clásica se subdivide en prehistoria, que repasa todos los acontecimientos que sucedieron previamente a la aparición de los primeros textos, y protohistoria, que se sitúa entre la prehistoria y la historia. Este último es un breve periodo de transición.

La historia se puede categorizar según el fenómeno estudiado. Normalmente, es de índole religioso, económico, social, literario, artístico, político, evolutivo, cultural, etc. Asimismo, estos fenómenos se clasifican según su duración.

  • Corta duración. Abarca sucesos puntuales como el 11-M o el 11-S. Son acontecimientos que tienen lugar durante unos días, incluso horas o minutos.
  • Media duración. Son hechos que duran algunos años, como la Segunda Guerra Mundial. Tienen un carácter coyuntural.
  • Larga duración. Son fenómenos que se extienden durante décadas o siglos como el Renacimiento, el Barroco o un conflicto diplomático interminable. Tienen un carácter estructural.

Cabe destacar que la historia no es determinista y el análisis de un hecho puede tener diferentes puntos de vista, incluso contradictorios. Esto ocurre porque no es una ciencia exacta, sino una ciencia social, y los fenómenos tampoco permiten predecir lo que acontecerá en el futuro ni cómo será el desarrollo de la humanidad. Es decir, no se puede plantear una inferencia con datos empíricos, lo único que se puede hacer es tener en cuenta la cultura de cada experto que realiza análisis de hechos históricos, ya que sus costumbres y libertades afectan a la interpretación de datos.

¿Cómo se relaciona la historia con las demás ciencias?

Una de las premisas de la historia es la objetividad. Esta ciencia intenta aumentar el conocimiento del pasado mediante demostraciones, con pruebas y argumentos que confirmen sus deducciones. Para ello, se utiliza la estadística y las matemáticas, que sirven para obtener datos sobre variables que afectan a una sociedad, así como la especialización, que se vale de los últimos avances tecnológicos para la extracción de información.

> Conoce aquí qué es una sociedad <

Una de las ciencias más implicadas en el análisis histórico es la sociología. Su propósito es tener en cuenta algunos factores imprescindibles para conocer el desarrollo de la historia, tales como la geografía, la densidad de población, la situación política, económica y social, el grado de avance o la presencia ferviente de dogmas religiosos.

Otras ciencias que influyen en la historia para la obtención de conclusiones son la arqueología, la cual descubre objetos, restos humanos y construcciones antiguas que añaden conocimiento sobre antiguas civilizaciones; las matemáticas, que ayudan a elaborar cálculos a partir de datos obtenidos en investigaciones e inferirlos a través de la estadística; geografía, puesto que una determinada región, y sus accidentes geográficos influyen notoriamente en el desarrollo de una sociedad. Finalmente, la Filosofía de la Historia define la importancia de los acontecimientos históricos. Es una rama de la filosofía que analiza cómo la humanidad toma un rumbo con una finalidad concreta.

Relacionado:

Si te ha resultado interesante este artículo sobre qué es la historia y cuál es su definición, ahora te sugiero leer más similares en la categoría general.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *